jueves, 30 de diciembre de 2010

Democracia y modelo de sociedad


Unos quisieron imponer su modelo de democracia a punta de cañón, otros chantajeando a los pueblos de África y América Latina con el cese de la inversión y de la ayuda al desarrollo; y otros erigiéndose en protectores con un pretendido derecho a la patria potestad sobre los países del sur.

El resultado es desolador y la democracia aparece cada vez más desprestigiada y menoscabada, sobre todo en los países desarrollados del norte. ¿Cómo explicar sino, que un gobernante recién votado y democráticamente elegido, decida suprimir quinientos mil puestos de trabajo o triplicar las matrículas universitarias, en contra de sus promesas electorales? ¿Cómo concebir que en el Viejo continente, los compromisos electorales hayan sido sustituidos por las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional que tanto daño hicieron a los países del Sur, en la década de los ochenta? ¿Y cómo se puede justificar que los pueblos deban sufrir y pagar por una mala gestión sin que se depuren responsabilidades?

Ahora que el panorama está así de despejado y las mentiras y oportunismos ya destapados, las sociedades tienen la ocasión histórica de retomar las riendas de su destino y resguardarse de similares abusos en el futuro.

Lo único positivo en este contexto trágico de desorientación y de espera (sin hablar del efecto inesperado y devastador de WikiLeaks), es que ya no se puede dar lección alguna de nada a nadie y que el futuro está de nuevo por construir.

La democracia seguirá sirviendo como marco de gobierno y de convivencia pero habrá que desligarla de las ideologías, ultraliberal, del populismo y de las creencias exacerbadas, como lo fue de los sistemas populares y totalitarios.

El objetivo de la democracia no es desembocar en un modelo único de sociedad sino el de permitir la coexistencia de antagonismos y rivalidades en un marco pacífico y de entendimiento. Nos orientaríamos, pues, hacia una democracia real, afirmada en la sociedad civil y que nos permita ser coherentes con nuestras señas de identidad respectivas. Que respete nuestras culturas y creencias  para facilitar la enriquecedora convivencia.

De ahí, la necesidad de identificar, fomentar y desarrollar en cada cultura, los principios que coincidan con los valores universalmente reconocidos como democráticos, para que el comportamiento democrático sea un aprendizaje natural y permanente, empezando por el respeto al otro como base de todo sistema sociopolítico que garantice los derechos fundamentales a la vida, a la libertad y a la solidaridad.

La democracia no necesita de fórmulas abstractas para conseguir la buena gobernabilidad; basta con el sentido común, la libertad de voto y el consenso en los temas fundamentales.

Las actuales democracias pecan por defecto. Se hacen cada vez más rígidas y formales, a través de un sistema partidista que monopoliza, paradójicamente, el diálogo y la confrontación. Se ha marginado a los otros componentes de la sociedad y se ha enjaulado a la democracia en un laberinto de procedimientos y tecnicismos que le substraen toda substancia.

No todos los políticos ignoran esta realidad pero muchos son los que se aprovechan de un efímero mandato electoral para sacar pecho y lucir corbata nueva. Para estos personajes, la inmunidad parlamentaria, las relaciones de alto nivel y las amistades empresariales se transforman en abuso de poder.

Por todo esto, tendremos que reinventar las reglas del mandato para que nunca más un acto democrático y voluntario se transforme en un secuestro a plazo de la voluntad popular. Una pista posible sería la ampliación de las causas de destitución y del ejercicio del referéndum e iniciativa popular, así como el control del desmedido poder de los partidos políticos. La segunda alternativa atañe a la incomprensible disciplina de los grupos políticos en las instituciones representativas, que  contradice el principio constitucional de que el voto parlamentario es un deber y un derecho personal indelegables.

Lo cierto es que ni las malas prácticas de gobernabilidad ni los efectos perversos de las crisis actuales deben mermar nuestra decidida opción por la democracia. Ahora más que nunca debemos preservarla y protegerla de las insidias de la reacción.

Por suerte, la democracia no es monopolio de nadie, mas bien constituye el único medio para el ciudadano de poder cambiar el curso de los acontecimientos. No importa esperar cuatro o cinco años para recordarlo y exigir replantear los fundamentos alterados. La vida de los pueblos no se mide en términos de mandatos sino por el bienestar de una vida social en la paz que procede de la justicia.

Abdeslam Baraka

Rabat el 29 de diciembre 2010

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Vivir su tiempo, pero vivir

Vivir todo el tiempo,
Vivir su tiempo, pero vivir.

El tiempo pasado solo queda para recordar.
Ni conmueven sus alegrías ni duelen sus heridas.
El pasado no es vida, es letargia, es tiempo fijo.
El pasado se ha de olvidar pues puede ser pesadilla o a lo más nostalgia.

Vivir todo el tiempo,
Vivir su tiempo, pero vivir.

Vivir su tiempo es temer el futuro; sufrir para vivir,
Amar y odiar sin saber bien el porque de tantos sentimientos.
¿Vivir es pues, sentir?¿tan solo eso, espejismo y estado irreal?
Aun así, cualquiera diría que vale la pena vivir.

Vivir todo el tiempo,
Vivir su tiempo, pero vivir.

Vivir el momento que esta pasando,
Anhelar el instante por llegar,
Pensar que se vive: algo entre el pasado y el futuro, pero pensar.
Pensar es pues vivir.

Vivir todo el tiempo,
Vivir su tiempo, pero vivir.

Vivir no es vagar.
Vivir es caminar por el sendero que se tiene pensado;
Poder recorrer un camino real, entre semejantes que a su vez buscan vivir.
Poder mantener tu rumbo, te hará feliz

Abdeslam Baraka
29 de diciembre 2009

lunes, 27 de diciembre de 2010

Idder, le mérite et la décence

Il est mort ce dimanche
Sans avoir eu la chance
D'accompagner dans leurs premiers pas
Trois jeunes créatures, qui depuis,
Souffrent seuls, dans leur réduit.

Il a laissé un héritage
A ces enfants en bas âge,
A sa veuve, jeune mais lasse;
Il a légué tous ses outils:
Une pioche et une faucille

D'un geste sûr et averti,
Avec l'allure de l'homme plein de vie,
Cet humble jardinier de Rabat
Savait parler aux hortensias,
Ces âmes muettes, et aux lilas.

Entre oiseaux du Paradis,
Des roses claires du pays,
Palmiers, lierres et jacarandas,
Ce fier travailleur journalier
Se suffisait de son métier.

Toutes les plantes étaient ses amies,
Les personnes qui l'ont connues, aussi.
J'ai appris par son départ, sans fracas,
Qu'être pauvre ne change rien
A la grandeur de l'homme de bien

Lui rendre l'hommage infime,
Dire ces sentiments intimes,
Tressés dans ces quelques vers en tas,
Est un devoir de reconnaissance
Envers le mérite et la décence.

Abdeslam Baraka
Rabat le 27 Décembre 2010

jueves, 23 de diciembre de 2010

¡América latina no es Occidente!




El futuro de América Latina dependerá de la conjunción de sus respectivas voluntades políticas y de la convergencia de los objetivos de sus Pueblos, a través de sus propios y auténticos valores, libremente y democráticamente consentidos.


Hablan el mismo idioma, practican la misma religión, se supone que abrazan los mismos valores, pero nunca se consideró a los pueblos de América latina como parte de Occidente. No importa que tengan una historia común, o que hayan sobrevivido a las vicisitudes de la época negra e inquisitiva de la iglesia. Tampoco parecen influir sus cumbres, sus lazos con la Península Ibérica, con EE.UU o con el resto del mundo. Lo cierto es que en la terminología política contemporánea, América latina no forma parte de Occidente.

¿Que es lo que excluye los países de América latina del bloque Occidental? Ciertamente, es una cuestión que intriga. Aunque no parece serlo para Ignacio Padilla, que desde México, considera en su ensayo "la isla de las tribus perdidas", que " Tanto le duele el mar a América Latina que decidió vivir de espaldas a él" y que "el hecho de que no se haya asumido totalmente es lo que ha llevado a negar y mal copiar lo que ha funcionado allí" (en occidente).

Desde Africa, se ven las cosas de manera radicalmente diferente del punto de vista de Padilla. No es por ser extranjeros a esas generosas tierras que tenemos que verlas con anteojos o que Padilla por su nacimiento las conozca mejor. La historia está escrita y se lee de una sola manera.

Nadie puede negar que América Latina, sufrió una colonización salvaje, cruel y expoliadora que hizo mella en la consciencia de  los pueblos del lejano continente. Hasta la propia iglesia católica no tuvo piedad de esos "esclavos" y "seres indígenas sin alma" que sobrevivieron a masacres, traiciones y pillajes sistemáticos de sus territorios. Una verdadera vergüenza histórica que algunas mentes enfermas quisieron justificar, por la necesidad de "civilizar" y "domesticar" a su prójimo con el único propósito, cierto, de esclavizar a un semejante y despojarlo de tantos valores y bienes que tuviera.

Es pues Occidente quien excluye a América Latina, por haberla percibido desde el inicio como una Terra Nullius, donde era legítimo repartir la propiedad entre los colonos, descubridores de las nuevas colonias. En el subconsciente europeo, se mantenía el sentimiento de arrogancia y dominación que no deja lugar al acercamiento y asimilación que hubiesen podido erigir los puentes de una misma y sola civilización.

No es casual que los propios descendientes de los primeros colonos, apegados ya a la tierra y a los pueblos que los acogen se hayan sublevado contra las potencias coloniales, destacando, muchos de ellos, por el título de Libertador. No hay mas que mencionar a Simón Bolivar, José de San Martin, José Bonifacio, Artigas Arnal y muchos mas, para recordar el cisma histórico y el antagonismo entre dos mundos que no pudieron conciliar sus intenciones y vivencias.

Hoy en día, las cosas han cambiado. América Latina ofrece ejemplos de democracia consolida y de desarrollo económico emergente. Digo emergente por utilizar la terminología consagrada y por no decir las cosas como son: "Desarrollo económico amenazador de los intereses de Occidente". Pero la historia sigue su ineludible curso y la lucha continua aunque se desarrolla en los bosques del amazonas, en la organización mundial de comercio y en la resurrección de una nueva clase política en busca de una identidad perdida.

Nada parece acercar esas dos partes de un mismo mundo. Ni las jugosas inversiones, ni las simbólicas y no siempre sinceras o desinteresadas ayudas al desarrollo, llegan a plasmar esta peculiar relación en un proyecto común.

Por ello mismo, América Latina seguirá siendo lo que es o dicho de otra manera, lo que no es y no será, es decir, Occidente. Son muchas la venas que riegan sus tierras generosas de humanismo, de orgullo y de solidaridad, para dejar que su sangre se diluya en las lágrimas de un sistema injusto y decadente.

Se diría que las divinidades Aztecas, Incas y Mayas siguen protegiendo a sus pueblos, a pesar del poder destructivo del fuego y del hierro.

Pero al igual que el mundo árabe, el continente africano o la comunidad europea, América Latina no es una comunidad homogénea. No tiene porque sufrir guerra de secesión alguna para serrar filas a la manera de Estados Unidos de América. Su futuro dependerá de la conjunción de sus respectivas voluntades políticas y de la convergencia de los objetivos de sus Pueblos, a través de sus propios y auténticos valores, libremente y democráticamente consentidos.

Abdeslam Baraka

Rabat el 23 de diciembre 2010

viernes, 17 de diciembre de 2010

No espero a nadie y nadie me espera

No espero a nadie y nadie me espera.
No es alivio, y si así lo fuera
Es dulce sentir la paz duradera
Ese momento sabio de admitir,
La suerte que se tiene de existir.

Muchos son los que sufren
Por haber perdido el edén
Del falso poder e infame desdén,
Que por el empeño de persistir
Acompañan la vida de Vizir.

Pero la fatalidad no es mortal
Es mas bien un estado vital
Que se crece según del poco banal
Sentimiento de resurgir
Y de los sueños por cumplir.

Siempre habrá una esquina
Donde algún alma vecina
Sabrá darte esa estima
Para seguir la ruta y así
Caminar, sin nunca dudar de ti

Abdeslam Baraka
17 de diciembre 2010

lunes, 6 de diciembre de 2010

Tres simples anotaciones relativas a la resolución del parlamento europeo sobre el Sahara Marroquí




Tres simples anotaciones relativas a la resolución del parlamento europeo sobre el Sahara Marroquí

Las interferencias, la falta de posiciones claras y el conflicto de competencias, nunca ayudaron a resolver una problemática dada

- Si está formalmente establecido que la cuestión del Sahara Marroquí es competencia exclusiva de Naciones Unidas y en particular del Consejo de Seguridad, el Parlamento europeo no puede ni debe, bajo ningún concepto, tomar cartas en el asunto.

- Dicha resolución plantea además una verdadera cuestión de gobernabilidad a nivel europeo: O las resoluciones del parlamento europeo no son tomadas en serio por los ejecutivos del Consejo de Europa, o es que existe un serio problema de gobernanza y de adecuación de decisiones entre instituciones.

- Si el Parlamento europeo (o español) se otorga unilateralmente una competencia universal, el resto del mundo corre el riesgo de hallarse frente a una cacofonía diplomática sin precedentes, que no presagia nada bueno a nivel de las relaciones internacionales.

Las interferencias, la falta de posiciones claras y el conflicto de competencias, nunca ayudaron a resolver una problemática dada. Señores, cada cual a sus cosas.

Abdeslam Baraka

6 de diciembre 2010

sábado, 4 de diciembre de 2010

La suave y útil armonía




La suave y útil armonía

Si todos nos hiciéramos nubes con el viento,
¡que bonito sería!
Ni fronteras ni conflictos,
ni egos que nos jueguen malas pasadas.
Seríamos ciudadanos del mundo,
tan solo y sobre todo humanidad.
Los cauces de los ríos seguirían un su sitio
y nosotros seríamos las gotas que irían lloviendo
sobre tantos pueblos y civilizaciones,
llenando de cultura y diversidad sus caudalosos ríos,
en suave y útil armonía con la propia naturaleza.

Abdeslam Baraka
4 de diciembre 2010


Inspirado en el pensamiento de D. José Carlos García Fajardo, Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid.

El siguiente texto es extraído de las reflexiones plasmadas en sus libros durante sus visitas al sur de Marruecos:

Hacerse nube con el viento

“Cada vez que he ido al Sahara, me ha impresionado saberlo una inmensa extensión de agua, con bosques y con toda clase de animales. Las cuevas rupestres, en el Tassili, nos han conservado escenas inimaginables para quienes no hubieran vivido en contacto con un mar lleno de vida. Pero, sobre todo, me emociona la suerte del río Igharghar que hace 6.000 años discurría con un profundo caudal y se fue ahogando en las arenas del desierto.

A la puerta de las kasbahs cuentan los ancianos la historia de un río caudaloso que recorría centenares de kilómetros aportando vida, abriendo gargantas y alimentando valles. Nada parecía detener su curso hasta que llegó al desierto y se espantó al ver que no podía continuar para desembocar en otro río más caudaloso que lo condujera hasta el mar.

- ¿No habría manera de cruzar el desierto sin que las arenas se lo tragasen?

Entonces, oyó una voz en su corazón:

-  Si el viento cruza el desierto, tú también puedes hacerlo.
-  Pero ¿cómo va a ser eso posible?,  preguntó el río aterrorizado.
-  Basta con que creas que puedes.
-  Es imposible,  se lamentó obcecado.
- Deja que el viento te absorba, te transformarás en nubes y te lloverás copioso más allá de dónde la vista alcanza, hasta formar otro río que desemboque en el mar que anhelas.
-  ¿Y cómo me garantizas que voy a seguir siendo yo?, preguntó perdiendo un tiempo precioso.
-  Serás tú y no serás tú. Serás el agua que llueva, pero el río será otro y otro,  respondió dulce la voz.

- ¡Ah, no! Eso sí que no. No quiero dejar de ser yo,  respondió lleno de su razón.

Y las aguas del caudaloso río desaparecieron en las tórridas arenas del desierto. El ego nos suele jugar malas pasadas. El agua es lo esencial, gota o torrente. La forma es accidental.

Nunca se pierde nada, todo se transforma.”


José Carlos Gª Fajardo 

jueves, 2 de diciembre de 2010

La mentira es sin duda el arma del débil



Treinta y cuatro millones de euros de perdidas en 2009, es el resultado de la prensa escrita en España, según la Asociación de editores de periódicos españoles (AEDE). Los diarios de El Mundo y El País, serían los mas expuestos a dificultades financieras por el peso de la deuda que les acecha: 1.100 Millones de Euros para el primero y 4.684 Millones de Euros para el segundo.

La calumnia, la mala fe y la desinformación hacia Marruecos, no parecen haber sido de rentabilidad suficiente como podían pensarlo los estrategas de dichos medios. No cabe duda de que la campaña de desprestigio en contra de Marruecos, no podrá por si sola colmar tal déficit. Los dichos estrategas tendrán que buscar sus pociones mágicas por otras tierras.

De cualquier manera, el daño esta ya hecho a nivel de la opinión pública española. Ha sido manipulada e insidiosamente orientada. Ella misma sabrá juzgar, a su manera, del "profesionalismo", "métodos" y "seriedad" de sus propios medios de comunicación, tanto en el marco nacional que internacional.

En cuanto a la opinión pública marroquí, es perfectamente consciente de cada uno de los cabos de esta "subcontratación", completamente inmunizada contra la nocividad y se mantendrá en toda su fortaleza gracias a su unidad y apego a sus instituciones.

La mentira es sin duda el arma del débil. ¡Nunca mejor dicho!

Abdeslam Baraka
2 de diciembre 2010



Enlaces de publicación en otros medios



Le Roi du coté du Peuple et le Peuple du coté de son Roi

Je crois fermement que Sa Majesté le Roi sera toujours du coté de son Peuple. C'est là une occasion historique pour les citoyens réfor...