martes, 14 de abril de 2009

El Mundo Arabe, sin rumbo

Cuando algo cambia a nuestro alrededor lo primero que procuramos es anticipar los acontecimientos, tratando de tomar nuevas posiciones para evitar el desfase. Cuando algo cambia a nuestro alrededor hay que prepararse a lidiar con lo que se aproxima, mediante el fortalecimiento del cuerpo y el saneamiento del espíritu. Y en estos tiempos de crisis, algo está cambiando a nuestro alrededor.

Sin embargo, el mundo árabe no parece reaccionar con esos reflejos naturales y da la impresión de que opta por dejar pasar la racha, en lugar de alzar la cabeza en busca de su posición perdida. El riesgo es terminar conformándose con cualquier hueco que quede libre. Herido por décadas del colonialismo efectivo y sangrado aún por el dominio económico y cultural, el mundo árabe no acaba de resolver sus propias contradicciones y da la impresión de navegar sin rumbo a merced de la fuerza del viento.

Su nacimiento data de la época de la confrontación entre Occidente y el Imperio otomano musulmán. Desde entonces, el conjunto de entidades nacionales que acordaron, una tras otra, formar la Liga Arabe, en busca de apoyo en sus luchas de liberación, sigue empeñado en mantener una identidad que sirvió en su momento para deshacerse de la dominación turca pero que no concuerda ni con la historia ni con los sentimientos actuales de los ciudadanos.

La confusión entre la propagación del idioma árabe y la pretendida “arabización” de comunidades a nivel étnico o racial, constituye, en mi opinión, el nudo gordiano que dificulta la asunción por cada pueblo de su propia personalidad histórica y enturbia la visibilidad de las vías que faciliten su auténtica realización.

La lengua árabe, por ser la lengua del Corán, goza de una cierta sacralidad en el conjunto del mundo musulmán y por medio de ella se practica el Islam. Pero no por utilizar el idioma se asume una determinada raíz étnica o racial como no todo lo francófono es francés ni todo lo que es hispánico es español. En cambio, Occidente se reclama de su referencia religiosa judeo-cristiana y de la civilización greco-romana y en consecuencia, incrementa el legado recibido, aunque el idioma no esté por medio.

La Liga Arabe ya no es coherente con los principios que dieron lugar a su nacimiento. No es lo que fue en sus orígenes, ni se la escucha ni se la ve. Los tiempos de las viejas motivaciones han concluido y sólo quedan las contradicciones y diatribas calumniosas, estériles o anticuadas. Ni la legítima pero tristemente celebre cuestión de Palestina parece ser capaz de revitalizarla. ¿Habrá llegado el momento de reconocerla como entidad exclusivamente lingüística y cultural?

Los países del sur del Mediterráneo y de Oriente próximo, se enfrentan a nuevos desafíos de desarrollo que preserven sus recursos humanos y naturales. Por otra parte, están llamados a contribuir, juntos, a la edificación de un mundo solidario y de paz donde el único idioma deberá ser el de la democracia y el del respeto de la voluntad de los pueblos. No por ello deberán alejarse de su referente religioso islámico ni de su patrimonio cultural árabo-musulmán; antes al contrario, su contribución a la nueva era se encuentra justamente en ese legado, en sus enseñanzas, su grandeza y sabiduría.

Otras estructuras son posibles contando, porqué no, con la propia Turquía que pena por acceder a la condición plena de miembro de la Unión Europea y cuya inclusión en una eventual nueva organización desplazaría de manera significativa el actual punto de gravedad geo-estratégico del mediterráneo. Tal reposicionamiento, allanaría el camino hacia una relación Norte-Sur más equilibrada y permitiría recobrar el Mediterráneo como un verdadero espacio de encuentro.

Crisis mundial mediante, estamos hoy en un cruce de caminos. Pertenece a los pueblos del sur del Mediterráneo escoger el suyo sin esperar más vientos favorables que los de su determinación, de su entusiasmo y constancia.

"Dios no cambia la condición de la gente mientras estos no se cambien a sí mismos" Qur’an XIII 11.

Abdeslam Baraka

Rabat 14 de Abril 2009

Le Roi du coté du Peuple et le Peuple du coté de son Roi

Je crois fermement que Sa Majesté le Roi sera toujours du coté de son Peuple. C'est là une occasion historique pour les citoyens réfor...